Momentos

lunes, 26 de noviembre de 2012

Y cuando menos te lo esperas.

Sí, cuando menos te lo esperas, pasa algo que cambia tu forma de ver las cosas, cambia todo. Te cambia a ti. Cambia todo a tu al rededor, esas cosas te hacen reflexionar, te hacen darte cuenta de que ya no eres esa niña que un día fuiste. Te das cuenta de que tienes que madurar, cambiar lo que pensabas que era la vida, que si algo quieres, algo cuesta. Pero es que, sin darte cuenta, ya lo estas haciendo, cada momento que pasa, te das cuenta de que las cosas no las regalan, de que te las tienes que ganar, y no es nada fácil. Sabes que muchas cosas de las que pasan, día a día, no son justas, de que se podrían hacer mejor o, al menos, de una manera menos dolorosa. Te das cuenta de que no merece la pena dejar de sonreír por cosas sin importancia a las que antes le dabas demasiada, pero que no tienen tanta como tu te creías. Esas cosas por las que una vez dejamos de sonreír, hoy ya no son ni la mitad de capaces de conseguir lo que antes consiguieron, por que cada error, cada tropiezo, cada tontería que cometemos, nos hace más fuerte.


2 comentarios:

  1. Me ha encantado, es preciosa la entrada.
    Me gusta mucho la fotografía tambien :)
    http://queenofyourdreams.blogspot.com.es/ ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias cielo.
      La de la fotografía soy yo jaja :$
      Me paso :)

      Eliminar